Blog

«Escondidas en el cine»: censura y amores lésbicos

Escondidas en el cine Rosi Legido
Propiedad de Rosi Legido. Todos los derechos reservados.

Rosi Legido pasó su infancia en los años ochenta en el sur de Madrid, donde estudió ballet y música en el Conservatorio Superior.

Hija y nieta de mujeres docentes, de niña era mal comedora y la solución para hacerlo llevadero fueron los tebeos; así, entre primeros y segundos platos, empezó a realizar sus propios cómics de humor surrealista. Hoy, no hay amigo suyo al que no le haya hecho uno personalizado.

Interesada en el arte en general y el cine en particular, siempre quiso ser periodista y acabó siéndolo, cuando la han dejado. Se doctoró en Ciencias de la Información, en el departamento de Comunicación audiovisual y publicidad II (Programa Técnicas y Procesos en la creación de imágenes: Aplicaciones sociales) con la tesis Homosexualidad latente en el cine.

Ha ejercido como guionista, locutora, fotógrafa, periodista de contenidos LGTBI, monologuista, viñetista, redactora en la Agencia EFE y docente. Sueña mucho y duerme poco; y en ocasiones oye voces, pero son las de sus animales, su gran pasión. Ecofeminista, vegana y activista en ONG, denuncia las injusticias mediante cortometrajes, obras de guiñol e ilustraciones.

Por Rosi Legido, escritora entre muchas otras cosas

Algo tan sencillo como amar o desear ha sido y es delito en según qué lugares del mundo si se trata de dos personas del mismo sexo. Hubo una época, no hace tanto, en que el amor sáfico estaba prohibido incluso en la gran pantalla. La censura era acérrima, pero fueron muchos los guionistas que supieron engañarla; su legado son filmes capaces de narrar subtextos lésbicos en el cine más comercial desde principios a finales del siglo XX. En la gran pantalla, como en la vida real, ser mujer y además homosexual obligaba a la más absoluta discreción, tanto que incluso parecían no existir. Cualquier sospecha de lesbianismo supondría el castigo y rechazo social; pero lejos de ser invisibles, el séptimo arte supo retratarlas de manera latente.

Escondidas en el cine cubierta
Propiedad de Rosi Legido. Todos los derechos reservados.

Escondidas en el cine: censura y personajes sáficos pone en contexto la situación del colectivo LGTBI en el siglo XX, para luego analizar veintiuna películas en las que, a pesar de la censura, se puede percibir la representación latente de personajes sáficos.

Mujeres silenciadas en la vida y en la ficción

Una vida de sometimientos, tratamientos de reconversión, internamientos en centros psiquiátricos por sus propias familias, humillaciones, castigos y represión era la que acompañaba a las homosexuales de no hace tantos años y que, desgraciadamente, aún sucede en algunos lugares del mundo. Las relaciones entre personas del mismo sexo estaban prohibidas y ello les condenaba al destierro y la soledad. Bastaba una acusación por homosexualidad, un rumor infundado, una mentira malintencionada… para ir a prisión durante años. Por todo ello, muchas lesbianas y mujeres bisexuales han vivido su sexualidad desde la clandestinidad, el miedo e, incluso, la propia vergüenza.

En el cine, como en la vida, las lesbianas sufrieron una doble discriminación, la de ser mujeres y, además, homosexuales. Así pues, esta evolución  cinematográfica diferente a la de sus equivalentes masculinos, se comprueba en que frente a los discursos gais, son escasos los títulos que abordan la cuestión lésbica

En el cine, se llegó a una cierta representación lésbica a través del rechazo. Con la desaparición del americano Código Hays, la narrativa audiovisual de los sesenta permite ciertas insinuaciones homosexuales que no sea la de mujeres masculinas u hombres amanerados; pero a cambio fomenta su identidad marginal.

Reconocida la homosexualidad, había que prohibirla; por eso las lesbianas preferían callar. Las lesbianas y mujeres bisexuales eran invisibles pero eso no significa que no existieran.

El amor convertido en delito

Si no interesaba en la vida real, la mujer tampoco interesaba en la ficción. Cuando las proyecciones de entonces se atrevían a ofrecer algunas pinceladas de homosexualidad en los personajes femeninos, lo harían mediante personajes que inculcaban miedo. El cine lanzaba el mensaje, luego ya la sociedad se encargaba de discriminarlas.

A la hora de buscar una explicación a la homosexualidad femenina, surgían causas de diferente índole como el alcoholismo, la prostitución, enfermedades de transmisión sexual, la inmadurez femenina o desencantos amorosos; pretextos de los que se valía también la cinematografía a la hora de diseñar estos personajes.

Aún hoy en día, el miedo al rechazo y el deseo de una aceptación familiar y social, son las principales razones para la ocultación. Existe la tarea pendiente de reflexionar sobre el derecho de cada individuo a ejercer su propia sexualidad. Ninguna relación tiene que ser respetada porque no aparente lo que verdaderamente es, sino que debiera ser merecedora de los mismos derechos pese a saberse diferente.

Privilegios masculinos

Las mujeres tienen que aprender a vivir con cuidado al volver de noche a casa, al salir de fiesta, al caminar por barrios conflictivos, al pasear solas, al hablar con desconocidos, al vestir con determinadas prendas, al mostrar afecto en público… una especial precaución por el único hecho de nacer mujer; y un cuidado que implica miedo, el de ser agredida. Ser lesbiana no exime de ello sino que suma.

A las mujeres, además, se les ha negado la sexualidad a lo largo de la historia mediante cinturones de castidad, la ablación femenina, las lapidaciones por adulterio o por ser violadas… La lista parece infinita.

En cambio, los privilegios masculinos están presentes en todos los campos: laborales, sociales, familiares… y que- como varones- logran tener los homosexuales masculinos, a diferencia de las mujeres lesbianas. Esa invisibilidad del sujeto lésbico cinematográfico responde a un sistema patriarcal y se basa en un absoluto desconocimiento por falta de referentes reales.  

Los estudios de la cuestión cinéfila lésbica también deben hacer frente a una escasez de testimonios directos sobre el tema, así como a la falta de textos abundantes en España que acerquen a esta temática, a diferencia de la tradición anglosajona. Basado en su labor investigadora, la autora decidió realizar este trabajo sobre las representaciones sáficas latentes en el cine occidental del siglo XX para dar visibilidad a las mujeres de la comunidad LGTBI, esas que siempre existieron, pero a las que no dejaban ser. Ni en la vida real ni en la ficción.

Rosi Legido

Escondidas en el cine: censura y personajes sáficos está disponible en Amazon, tanto en papel como en digital.

¡Haz que llegue a más gente!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Por si te interesa...

Échanos un cable!

Para estar a la última

Una imagen vale más que mil palabras

error: Este contenido está protegido. Este contido está protexido.